Crecer con cuidados: el juego de la Yenga

Con motivo del Día de la Mujer el próximo 8 de marzo, esta semana presentamos un recurso didáctico enfocado a entender y reconocer la importancia del trabajo reproductivo y de cuidados, asumido en forma desproporcionada por las mujeres, y que ha preparado Marta Cazorla Rodríguez, de FUHEM Ecosocial, para Tiempo  de actuar partiendo de un recurso de InteRed. Crecer con cuidados propone utilizar una partida de Yenga para representar de forma lúdica la metáfora del iceberg, que representa la diferente visibilidad y valoración que cada tipo de actividad recibe en nuestra sociedad. A medida que se desarrolla el juego cabe preguntarse: ¿Qué ocurriría con el iceberg si se derritiera todo el hielo sumergido, fuera del alcance de nuestra vista?

Huyendo de los esencialismos, este recurso busca en última instancia hacer visible el androcentrismo del sistema productivo actual, que entiende las características tradicionalmente asociadas a lo masculino como el parámetro de referencia, ignora la interdependencia humana y los límites biofísicos del planeta, e invisibiliza el papel central de los cuidados tanto a nivel privado como colectivo. Crecer con cuidados permite entender la importancia de los cuidados para la subsistencia, el bienestar, la reproducción social y la sostenibilidad de la vida, así como entender el sesgo social y de género en su organización. La perspectiva ecofeminista, que pone el foco en la dicotomía privado/colectivo, producción/reproducción, empleo asalariado/trabajo doméstico, nos invita a cuestionar la supuesta autonomía de los individuos, que ignora que toda persona requiere de cuidados durante la niñez, la vejez y la enfermedad. Es lo que Julie Nelson llama “la falacia del hombre hongo” (inspirada por un texto de Thomas Hobbes): la idea de que las personas surgimos de la tierra y llegamos de repente a la madurez sin ningún tipo de interrelación entre nosotras (Más allá del hombre económico: Economía y Teoría feminista, 1993).

A partir de una puesta en común de ideas y sentimientos posterior a la partida, Crecer con cuidados nos permitirá debatir en el aula sobre la corresponsabilidad, tanto individual como colectiva, de la gestión de los cuidados. Es una invitación a que el alumnado reflexione en torno a sus actitudes personales, y a las estrategias sociales y públicas de provisión de cuidados, señalando, por ejemplo, como la reducción de los recursos del Estado del Bienestar se hace a costa de las mujeres, que asumen en el ámbito doméstico los cuidados de los que hasta ahora se responsabilizaba el Estado. Esto dificulta su acceso en condiciones de igualdad a las esferas públicas de toma de decisiones y al mercado laboral, lo cual se refleja en una brecha salarial de un 23% en el Estado español en el año 2017. Por otro lado, cabe también introducir la cuestión de las cadenas globales y la deuda de cuidados, y los efectos que la migración de mujeres tiene para la organización social de los cuidados en sus países de origen.

 

FICHA TÉCNICA

Nivel: ESO, Bachillerato y Formación profesional (la profundidad del debate posterior variará en función del nivel, las preguntas deberán adaptarse al mismo).

Asignaturas: Valores sociales y cívicos, Economía, Valores éticos, Filosofía, Ciencias sociales.

Objetivos:

  • Entender la importancia del trabajo de cuidados para la sostenibilidad y la reproducción de la vida y su dimensión social.
  • Entender los límites físicos del modelo de producción actual.
  • Reconocer la división sexual del trabajo, así como la organización desigual del trabajo y los cuidados.
  • Desarrollar una actitud de corresponsabilidad respecto los cuidados, tanto a nivel personal como colectivo (exigencia con respecto a actores institucionales).

Temporalización: 50 minutos

 

Recursos

Fichas del juego

Guía didáctica del recurso de InterRed.

 

Desarrollo del recurso

  1. Debate en gran grupo en torno a conceptos que nos permitan contextualizar el juego.

(10 minutos)

  • ¿Qué es el trabajo?
  • ¿Todo el trabajo se hace a cambio de un salario?
  • ¿Qué trabajos son imprescindibles para sostener la vida (infancia, adultez, vejez)?
  • ¿Quién hace estos trabajos (introducir la perspectiva de género/migratoria)?
  1. Desarrollo del juego.

(15-20 minutos)

Montamos la torre, apilando los bloques de tres en tres. Una vez que la torre está construida, empieza el juego: por turnos, cada persona debe tomar una tarjeta de cuidados y leerla en voz alta. A continuación, deberá coger un bloque de cualquier piso (menos los del último) con dos dedos y colocarlo en la parte superior de la torre. Se continúa con esta dinámica hasta que la torre se derrumbe. Se pueden jugar tantas partidas como se desee.

  1. Reflexión.

(30 minutos)

  • Repasar las cuestiones del debate inicial.
  • ¿Qué ha sucedido al intentar hacer que la torre crezca quitándole sus cimientos? (vincularlo a la idea del iceberg).
  • ¿Con qué experiencias personales relacionamos el contenido de las tarjetas en nuestra familia o entorno?
  • ¿Cómo rellenamos los huecos de cuidados en nuestra sociedad?

Más recursos para la reflexión y el debate en la guía didáctica del juego.

Fichas del juego

 

Entradas relacionadas

Pistas para un modelo de vida sostenible

Haciendo visible lo invisible: las tareas de cuidados

La evolución de las desigualdades de género en el trabajo. De la Revolución Industrial a la actualidad

 

One thought on “Crecer con cuidados: el juego de la Yenga

  1. Por ello es crucial educar en esta mirada, desfeminizar el cuidado para que sea universal, tal como expone la ONG Intered en la Guía de Aprendizaje-Servicio con mirada de cuidados, que acaba de publicar. Una aportación pedagógica que propone, entre otras cosas, trabajar con mujeres y hombres (niñas, niños y jóvenes) en torno a nuevas formas de relaciones de género y de igualdad dentro de los hogares que pongan énfasis en la corresponsabilidad de los trabajos de cuidados y en la redistribución del poder de manera equitativa. No hay que renegar del cuidado, ni tampoco minimizar o ignorar su importancia, porque la tiene y mucha.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *