¡Comemos lo que sabemos! Una propuesta para integrar huerto, comedor y aula en el centro y con el entorno.

Para la entrada de esta semana, con la cual nos despedimos hasta septiembre, os presentamos el proyecto “Comemos lo que sabemos“, que es una invitación a explorar la temática de la alimentación con el objetivo de darnos cuenta de que cuanto mejor conozcamos los efectos que se derivan de los distintos modelos alimentarios en mejores condiciones estaremos para tomar buenas decisiones en torno a esa dimensión tan importante para nuestra calidad de vida y la de nuestro entorno natural y humano.

La ejemplificación curricular que se recomienda pretende ofrecer a las y los docentes un conjunto de sugerencias útiles para abordar la cuestión de la alimentación en los centros de Primaria desde una perspectiva transversal e interdisciplinar y con un enfoque amplio, crítico y transformador. Aunque la selección de contenidos y criterios de evaluación se ha realizado tomando en cuenta los diseños curriculares correspondientes a 5º y 6º de Primaria, no significa que no se pueda abordar en otros cursos la temática de la alimentación sobre la que gira este documento.

En ese sentido, la idea es mostrar una posibilidad de trabajo flexible, de forma que cada docente pueda realizar las adaptaciones que considere pertinentes para contribuir desde su área al proyecto conjunto, pero, al tiempo, con las suficientes indicaciones y precisiones como para asegurar una determinada mirada al proceso de enseñanza-aprendizaje, a la coherencia con el enfoque de educación crítica y transformadora y a la comprensión de la temática elegida: alimentación justa, saludable y sostenible.

Se trata de un documento de naturaleza diferente a la de una unidad didáctica en sentido estricto, por lo que no sigue la estructura convencional basada en una secuencia de actividades (acompañadas eso sí de objetivos generales y específicos, secuenciación de contenidos, metodología, temporalización, materiales…) que permitiría detallar la intervención docente en el aula de principio a fin. Y es que, aunque responde a una organización interna similar, su objetivo es mostrar cómo es posible organizar un trabajo interdisciplinar, coordinado entre diferentes áreas a través de la metodología de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) para abordar la temática de la alimentación desde la integración del trabajo en el huerto, el comedor y el aula, y en conexión con el entorno. Aproximarse, en el marco escolar, a estas interrelaciones da la oportunidad de que el alumnado pueda comprender mejor los procesos de producción de alimentos, transformación y consumo, de una manera práctica, activa y consistente y de hacerlo además en estrecho vínculo con los contenidos curriculares que deben articular su proceso de aprendizaje.

Esta propuesta de trabajo se inscribe en el conjunto de recursos que se ofrecen dentro del programa AlimentACCIÓN que impulsan conjuntamente Justicia Alimentaria y Hegoa. Con esta iniciativa se busca generar conciencia crítica y promover la acción educativa ante las consecuencias sociales, económicas y ambientales que provoca nuestro modelo alimentario (producción, distribución, comercialización y consumo) gestionado bajo el capitalismo neoliberal y mercantil. Además, junto a ello, la idea es extender otros modelos alternativos cualitativamente relevantes basados en los principios de la soberanía alimentaria con perspectiva de género, que defienden el derecho de los pueblos y de las comunidades a tomar decisiones sobre su propio sistema alimentario. Se trata de que todas las personas accedan a una alimentación sana, saludable y sostenible y a unas condiciones de vida dignas; transitando hacia sociedades más justas y hacia patrones de producción y consumo que no solo minimicen el impacto sobre el planeta sino que contribuyan también a la regeneración de los ecosistemas.

Etapas: Educación Primaria (5º y 6º)

Objetivos:

  • El alumnado aprenderá a realizar un trabajo colaborativo para explorar las características de los sistemas alimentarios;
  • El alumnado reflexionará sobre sus hábitos alimentarios;
  • El alumnado desarrollará una conciencia crítica en torno a los efectos que los modelos alimentarios al uso tienen sobre la salud de las personas y del planeta, sobre las condiciones de vida del campesinado y de las comunidades.
  • El alumnado sabrá identificar y comunicar propuestas para transitar hacia modelos más justos desde el punto de vista social y ambiental.

Asignaturas:

Trasversal a muchas asignaturas.

Que el sujeto educativo sea un sujeto joven (5º y 6º de primaria) no quiere decir que sea inviable trabajar la complejidad, ni que sea imposible ir despertando su conciencia crítica porque, ya con esas edades, son capaces de apreciar injusticias en su entorno y de reconocer los impactos que tienen sus actos de consumo más allá de las consecuencias directas en sus vidas. Para favorecer el pensamiento crítico y la comprensión global de la problemática de la alimentación, proponemos el trabajo coordinado huerto-comedor-aula, que nos permite combinar metodologías experienciales (a través de las actividades en el huerto y en el comedor), cooperativas-colaborativas (que animarán la organización del trabajo en equipo propio de la metodología Aprendizaje Basado en Proyectos -ABP-) y comprensivas (mediante las actividades de investigación, análisis e interpretación que se desarrollarán sobre todo en el aula).

A través del siguiente enlace es posible descargar la guía completa con todos los detalles sobre los diferentes pasos a seguir para orientar el trabajo con el alumnado así como las fichas de evaluación final.

¡FELIZ VERANO CONCIENTE Y CRÍTICO A TODAS Y TODOS!