Disfruta la fruta ecológica

En esta época estival vamos a bajar el ritmo de actualizaciones del blog. En julio publicaremos de forma quincenal (por eso la semana pasada no subimos ninguna entrada) y en agosto nos tomaremos vacaciones.

Para esta semana, tenemos una actividad elaborada por Garúa . Formará parte de una guía didáctica para abordar una alimentación saludable en las aulas desde infantil hasta ESO que estamos ultimando desde FUHEM y Garúa. Sirva esto como aperitivo del material que esperamos presentaros en otoño.

 

panel 1

 

Objetivos. Al final de la sesión, el alumnado:

  • Conocerá una de las diferencias clave (no uso de pesticidas) entre el huerto ecológico y el convencional.
  • Estará más motivado hacia el consumo de fruta ecológica.

 

Edad. 3 años.

 

Objetivos y contenidos curriculares de la educación infantil con los que se enlaza esta actividad

  • Conocer y valorar los componentes básicos del medio natural y algunas de sus relaciones, cambios y transformaciones, desarrollando actitudes de cuidado, respeto y responsabilidad en su conservación.
  • Utilizar la lengua como instrumento de aprendizaje, de representación, de comunicación, de disfrute y de expresión de ideas y sentimientos.
  • Escuchar atentamente la lectura o exposición de textos sencillos para comprender la información y ampliar el vocabulario.
  • Escuchar, preguntar, pedir explicaciones y aclaraciones, y aceptar las orientaciones dadas por el/la profesor/a.
  • Cantar, escuchar, bailar e interpretar.

CE: Curiosidad, respeto y cuidado hacia los elementos del medio natural.

L: Utilización y valoración progresiva de la lengua oral para evocar y relatar hechos, para explorar conocimientos, para expresar y comunicar ideas y sentimientos para regular la propia conducta y la de los demás. Utilización adecuada de las normas que rigen el intercambio lingüístico, respetando el turno de palabra, escuchando con atención y respeto. Interés y esfuerzo por expresarse correctamente. Escucha atenta, comprensión de cuentos, relatos, canciones, leyendas, poesías, rimas, adivinanzas y retahílas.

 

Materiales necesarios

  • Historia de Marisa (anexo 1).
  • Fruta variada ecológica y de temporada, lavada y troceada con un tamaño adecuado.
  • Pinchos para brocheta.
  • Títere o similar (opcional): puede ser una niña, anciano, vaca, oveja, mono, abeja o similares.
  • Canción “Toma mucha fruta” (anexo 2).

 

Descripción de la técnica y temporalización

En grupo grande, podemos comenzar preguntando si saben por qué el comedor del colegio es especial. A continuación contamos la historia de Marisa (anexo 1) para trabajar el concepto de huerto y alimento ecológico (20 min).

Explicar que los alimentos con los que se cocina en el comedor del colegio proceden de huertos como el de Marisa. Que son muy buenos para nuestra salud y la de la naturaleza porque no usan venenos y ayudan a que la tierra, el agua y el aire no estén contaminados.

Presentar la fruta y explicar cómo se hace una brocheta. Pasar a lavarse las manos y sentarse en las mesas por equipos (10 min).

Repartir la fruta troceada y los pinchos de brocheta, y dar indicaciones para cogerla e ir insertando los trozos con los dedos.

Cuando todo el grupo ha terminado de elaborarlas, comemos las brochetas (15-20 min).

Un títere se pasea por la clase oliendo la fruta y pidiendo que compartan con él. Les recuerda que, al ser ecológica, podemos comer la piel y que la fruta nos da vitaminas y energía para correr, jugar, aprender… ¡y bailar!

Ponemos la canción de Bom Bom Chip “Toma mucha fruta” para bailar (anexo 2) (5 min).

 

Observaciones

Conviene que esta sesión se programe en un horario en el que encaje bien comer la fruta, por ejemplo, en la hora del almuerzo.

Si hay tiempo y se ve interesante, puede proyectarse el LIPDUB realizado en el malagueño CEIP Vélez de Guevara (anexo 3).

 

Anexo 1

LA HISTORIA DE MARISA

Marisa es una agricultora que tiene un huerto enorme. En él cultiva patatas, cebollas, calabacines, tomates… (pedir al grupo que nombre productos de la huerta).

Pero Marisa siempre está preocupada.

Una semana estaba preocupada por las lechugas pues pensaba: “Como vengan los caracoles a mi huerta, se van a comer mis lechugas y me van a dejar sin ninguna. ¿Y cómo me haré las ensaladas? ¿Y qué lechugas llevaré al mercado para vender? Voy a tener que poner un poco de veneno (preguntar si saben lo que es) en las lechugas para que los caracoles que se acerquen a comérselas se mueran y no me dejen sin lechugas.” Así que puso veneno en las lechugas.

A la semana siguiente, estaba de nuevo preocupada, esta vez por las tomateras, y pensaba: “Como vengan los pulgones (explicar qué son los pulgones) y empiecen a poner huevos, y nazcan más pulgones, y pongan más huevos y nazcan más pulgones, las tomateras se van a llenar de miles de pulgones y se van a morir, porque los pulgones estropean las tomateras y otras muchas plantas. Voy a tener que poner un poco de veneno para los pulgones en las tomateras.” Y así hizo.

Pero a la semana siguiente estaba Marisa otra vez preocupada. Ahora por las patatas, porque hay un gusano que se llama “gusano de la patata” al que le gustan muchísimo las patatas. Si entra en el patatal, cuando Marisa vaya a sacar las patatas de la tierra, se las encontrará todas comidas por el gusano de la patata. Así que Marisa puso veneno en el patatal para que, si se acercaba algún gusano de la patata, se muriera y no las estropeara.

Y así todas las semanas. Marisa siempre estaba preocupada por algo y siempre terminaba poniendo venenos. Y eso no le gustaba. No le gustaba tener el huerto lleno de veneno: veneno en las hortalizas, veneno en las verduras, veneno en la tierra del huerto… y los productos de la huerta que llevaba a casa para comer o al mercado para vender, tenían muchas veces algunas gotitas pequeñas de veneno. Eran gotitas muy pequeñas, nadie se iba a morir por su causa, pero no le sientan bien a la salud de las personas. Así que Marisa no estaba nada contenta.

Un día decidió que tenía que buscar una solución. Llamó a dos amigos agricultores, Alberto y Ramón, y juntos y juntas estuvieron pensando cómo hacer un huerto sin venenos, y al final tuvieron una idea genial: harían un HUERTO ECOLÓGICO. NADA DE VENENOS. Ni una gota.

Entonces un señor muy mayor que vivía en el pueblo le preguntó a Marisa:

– Pero Marisa, eso del huerto ecológico… ¿Cómo puede ser? ¿Qué vas a hacer cuando los caracoles entren a tu huerto a comerse las lechugas?

Y Marisa dijo:

– Tengo un TRUCO DEL HUERTO ECOLÓGICO: he plantado árboles alrededor de mi huerta, y en ellos he puesto nidos y casitas para pájaros, pájaros de los que comen caracoles. Los pájaros que vengan a vivir a esos árboles me ayudarán a cuidar las lechugas porque se comerán cada caracol que entre a la huerta.

– ¡Vaya! Ese es un buen truco, Marisa -le dijo el viejecito-. Pero, dime Marisa, ¿Qué harás cuándo lleguen los pulgones? Si te estropean las tomateras, no podrás cosechar ni un solo tomate. ¡Menuda faena!

Y Marisa le respondió: “Tengo otro TRUCO DEL HUERTO ECOLÓGICO para los pulgones: voy a traer un montón de mariquitas a mi huerto para que vivan en él. Como no tiene venenos, pues van a poder vivir en él, y se encargarán de los pulgones” (preguntar al grupo si saben qué hacen las mariquitas con los pulgones). “Puesto que las mariquitas se comen a los pulgones y a sus huevos, me ayudarán a cuidar las tomateras y no dejarán que ningún pulgón las estropee”.

– ¡Vaya! Ese también es un buen truco. Pero Marisa, esto no es tan fácil: ¿Qué harás con el gusano de la patata?

– Para el gusano de la patata tengo otro TRUCO DEL HUERTO ECOLÓGICO: resulta que el gusano de la patata odia el olor de una planta (preguntar si conocen la salsa de mostaza, y explicar que se elabora con la semilla de una planta del mismo nombre): la mostaza. Voy a sembrar plantas de mostaza todo alrededor del patatal, y cuando venga el gusano de la patata, pensará: “¡¡Qué pestazooooo huele aquí!! ¡¡Si esto es insoportable!! ¡¡Puaj, qué asco!! Yo me voy de aquí y me busco otro huerto, que aquí no se puede vivir”. Y se marchará a otro lugar.

Y de esta manera Marisa, Ramón y Alberto tuvieron sus huertos ecológicos, y todo lo que de ellos obtenían se llama “ecológico”: patatas ecológicas, zanahorias ecológicas, lechugas ecológicas, brócoli ecológico, coliflores ecológicas, guisantes ecológicos, calabazas ecológicas, etc.

 

Anexo 2

Canción “Toma mucha fruta” de Bom Bom Chip

 

Anexo 3

Lipdub “Toma mucha fruta” del CEIP Vélez de Guevara.

One thought on “Disfruta la fruta ecológica

  1. Pingback: Disfruta la fruta ecológica | alimentando otros modelos

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *