Balada de la bicicleta con Alas – Rafael Alberti

1 A los cincuenta años, hoy, tengo una bicicleta. Muchos tienen un yate y muchos más un automóvil y hay muchos que también tienen ya un avión. Pero yo, a mis cincuenta años justos, tengo sólo una bicicleta. He escrito y publicado innumerables versos. Casi todos hablan del mar y también de los bosques, los ángeles y las llanuras. He cantado las guerras justificadas, la paz y las revoluciones. Ahora soy nada más que un desterrado. Y a miles de kilómetros de mi hermoso país,

seguir leyendo…

Pirámide alimentaria vs. pirámide ambiental

La pirámide alimenticia constituye una guía general de lo que se debería consumir diariamente para obtener los nutrientes que el cuerpo necesita. La idea sobre la que está desarrollada parte de la consideración de que subiendo progresivamente desde la base de la pirámide, la frecuencia relativa de consumo de los diferentes grupos de alimentos disminuye. En la elección de los diferentes alimentos y dietas hay que tener en cuenta también la variable ambiental. Considerando la incidencia de estos sobre dicha variable se llega al nuevo

seguir leyendo…

Demasiado buena

El ciclista lo crea todo a partir de casi nada, convirtiéndose  en el ser más eficiente energéticamente de entre todos los animales y máquinas que se mueven; y, como tal, tiene una capacidad ímproba para desafiar  todo el sistema de valores de esta sociedad. Los ciclistas no consumen bastante. La bicicleta  puede ser demasiado barata, demasiado saludable, demasiado independiente y demasiado equitativa como para que le vaya bien. En una era del exceso, es minimalista; y ostenta el potencial subversivo de hacer feliz a la

seguir leyendo…

Hacia una ecología de la alimentación

“Comer es un acto agrícola y ecológico”  – Wendell Berry “Somos lo que comemos”  – Ludwig Feuerbach El sistema alimentario repercute no sólo en nuestra salud, sino también afecta a la salud del planeta, ya que, según datos de la FAO,  el 30% de las emisiones que inciden sobre el calentamiento global están directamente vinculadas a la forma en que se produce, distribuye y consume nuestra comida. En ese sentido, el suministro de alimentos, agua potable, energía y materiales para sostener modos de vida cada

seguir leyendo…

Un huerto urbano en vertical y reciclado

La última vez que me acerqué al Colegio Lourdes  – FUHEM, accedí a él por el edificio de Primaria e Infantil. La primera sorpresa no fue, como otras veces, los trabajos de plástica que suelen cubrir los pasillos, ni el griterío que acompaña los juegos en el patio. Esta vez, antes incluso de cruzar el umbral de la puerta, me detuve hechizada en la propuesta de su huerto urbano. Con este huerto, los más pequeños de Lourdes parecen querer decirnos que cuando se quiere, ¡se

seguir leyendo…

Cómo vivir sin acabar con el Planeta: manual para jóvenes inquietos y adultos “preocupados”

Material didáctico que describe los problemas ambientales y sociales actuales, invita a reflexionar sobre nuestro comportamiento y consumo y ofrece consejos para que con nuestra acciones y decisiones podamos revertir la situación y hacer entre todos un mundo mejor. Dirigido a alumnos, profesores y familias, este manual te invita a compartir la aventura que supone descubrir que cada día tenemos mil maneras de ser parte de la solución y de convertirnos en protagonistas de un mundo en cambio. El texto está dividido en tres epígrafes

seguir leyendo…

Crítica al auto y alabanza a la bicicleta

El automóvil es uno de esos ídolos mezquinos e insaciables que hacen insoportable la vida a los humanos. Lo exige todo en el altar de los sacrificios: devorador insaciable de recursos naturales y contaminador acreditado, coloniza los espacios reorganizándolos a su antojo. Es una deidad sanguinaria que se ha cobrado más vidas humanas entre los norteamericanos que todas las guerras que el imperio ha protagonizado, incluidas las dos conflagraciones mundiales. A pesar de su enorme impacto sobre el espacio urbano y el aire de las

seguir leyendo…

Sobre modelos de ciudad

La ciudad constituye el tejido espacial de la vida social. Presenta una doble dimensión interactuando: la ciudad como urbs y la ciudad como civitas. Esta concepción dialéctica desde la que la modernidad ha definido la ciudad evoca la unión de un territorio físico (urbs) y una comunidad de ciudadanos que la habitan (civitas). En consecuencia, no existe ciudad sin ciudadanos, sin vida comunitaria, pero tampoco existe ciudad sin territorio, sin el asentamiento de una población en un espacio. De ahí, que haya que prestar atención

seguir leyendo…

Cinco años para actuar contra el cambio climático

El homo tecnológico, que acaba de inaugurar el siglo XXI en un planeta poblado por más de 7.000 millones de seres humanos, consume de promedio tanta energía como una máquina de 12.000 watios de potencia. El ciudadano medio de las sociedades opulentas “come” petróleo (seis de cada siete calorías que ingieren los humanos que viven en los estratos sociales pudientes del mundo proviene de los combustibles fósiles, y sólo una, en verdad, de la energía solar que se fija a través de la fotosíntesis en

seguir leyendo…