La huella ecológica de los productos electrónicos

¿Conocemos cuantos recursos hacen falta para producir los múltiples productos electrónicos que consumimos? Todo tipo de aparatos electrónicos inundan hoy nuestras casas y lugares de trabajo. Portátiles, Smartphones, Tablets, Notebooks, videoconsolas, etc. Nos sirven de herramientas de trabajo, de búsqueda de información, de comunicación, y también para el entretenimiento (con música, cine, juegos, etc.). Estos atractivos productos que renovamos con frecuencia creciente tienen dimensiones cada vez menores, son progresivamente más ligeros, y su aspecto es impoluto cuando los sacamos de su embalaje al comprarlos, pero todo ello oculta sin embargo el impacto que su consumo en alza tiene en nuestra relación con el medio ambiente.

En esta técnica pretendemos suscitar la reflexión en torno al deterioro ecológico (y social) que lleva aparejado el consumismo de productos electrónicos.

 

INFORMACIÓN DE BASE

Es bien sabido que para producir cosas hacen falta materias primas, pero si especificamos un poco más diremos que lo que necesitamos para producir son materiales como pueden ser los minerales (hierro, titanio, platino, etc.), el petróleo (para plásticos, por ejemplo) o la madera, y energía, sin la que no podríamos fabricar nada, pudiendo proceder esta de múltiples fuentes, aunque mayoritariamente todavía se utilizan sobre todo combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón).
En el caso de los aparatos electrónicos, aunque el tamaño y el peso de estos múltiples cachivaches es cada vez menor, no debemos de llevarnos a engaño sobre los crecientes impactos ambientales que su creciente consumismo genera…

Pongamos el caso de un ordenador de sobremesa (PC). Solamente para fabricarlo hace falta una cantidad de combustibles fósiles que supera en cien veces el peso del propio ordenador (la relación de ambos pesos es 100:1), mientras que en el caso de un coche o una nevera, la relación entre ambos pesos −de los combustibles fósiles usados en su fabricación y del producto en sí− es prácticamente de uno a uno (1:1). Sólo para fabricar un ordenador se necesitan en definitiva 240 kg de combustibles fósiles, 22 kg de productos químicos y 1.500 litros de agua.

 

figura 1Figura 1

Sólo para fabricar un microchip de memoria RAM, un componente fundamental en ordenadores, tablets, etc. se necesitan 1,2 kg de combustibles fósiles, 20 l de agua y 72 g de productos químicos diversos.

 

figura 2Figura 2

Existe también una diferencia importante entre la energía que se necesita a lo largo de la vida útil de un producto electrónico una vez fabricado y la energía necesaria para fabricar dicho producto. Proporcionalmente, se necesita mucha más energía para fabricar aparatos electrónicos que la que utilizamos a la hora de usar estos aparatos, contrariamente a lo que ocurre con otras cosas que utilizamos frecuentemente, como puede ser una casa o un coche. Lo que esto nos viene a decir que en el caso de los productos electrónicos el problema del uso de energía reside más en la nueva fabricación, y por lo tanto en la compra de un nuevo producto, que en su uso una vez fabricado/comprado.

figura 3Figura 3: Fuente: Williams, E., “Environmental effects of information and communications technologies”, Nature, 479, pp. 354–358, 17 de noviembre de 2011.

Por lo tanto, a pesar de la miniaturización y la mayor ligereza de los bienes de consumo electrónicos, su impacto ambiental sigue siendo enorme debido a la creciente necesidad de materiales y energía que su imparable consumo lleva aparejado. A pesar de la sensación de “inmaterialidad” que nos transmite el virtual mundo de la informática y la electrónica, los múltiples artilugios asociados a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs) requieren de una extracción masiva de sustancias minerales para su fabricación. A esto hay que sumarle los costes energéticos que la fabricación y el uso de estos aparatos llevan aparejados. Como consecuencia de todo ello, se generan emisiones de residuos −muchos de ellos tóxicos− en las distintas fases de la cadena productiva, incluida aquella en la que estos aparatos se convierten en basura electrónica. En la Tabla 1 podemos ver como ejemplo los muchos de los minerales que un ordenador contiene.

tabla 1Fuente: Williams, E. íbidem, y USGS, Mineral Commodity Summaries, 2014.

Todos los recursos naturales utilizados (petróleo, minerales, agua) no son infinitos ni están de forma abundante por todo el planeta, sino que tienen que extraerse en ocasiones de lugares remotos y con unos costes medioambientales muy elevados. Esto da lugar a que en muchas ocasiones la extracción de estos recursos generen conflictos importantes, o bien por la contaminación de los ecosistemas de los que dependen las personas que viven cerca del recursos extraído, al afectar a su salud y a sus fuentes de alimento, o bien por las guerras que se generan como consecuencia de la lucha por beneficiarse del preciado recurso.

En la Tabla 1 podemos observar también cómo algunas de las sustancias contenidas en el ordenador son metales que pueden ser especialmente peligrosos para la salud, no tanto cuando el ordenador está encima de nuestra mesa, pero sí para los mineros que extraen esos minerales, o cuando estos productos son tirados a la basura y no reciben el tratamiento de residuos adecuado.

En algunos casos, los aparatos electrónicos acaban en vertederos muy alejados de allá donde habían sido utilizados (frecuentemente exportados como productos de segunda mano que en realidad no funcionan), pero, paradójicamente muy cerca de donde se extrajeron inicialmente algunos minerales esenciales para su fabricación, como ocurre con ciertos países africanos o con China. Además, allí las capacidades de reciclaje industrial y por tanto de aprovechamiento de esos materiales son muy limitadas o nulas, como muestran las siguientes imágenes.

figura 4Trabajadores descargando contenedores llenos de televisores y monitores importados en el mercado de Alaba en Lagos, Nigeria. Muchos de éstos que no están funcionando, será arrojado a los vertederos fuera del mercado. Foto de Basel Action Network (2005), en http://www.ban.org/photogallery/

figura 5Niño chatarrero en el mercado de Alaba, Lagos, Nigeria. Foto de Basel Action Network (2005), en http://www.ban.org/photogallery/

figura 6

Chatarreros en basurero electrónico en Accra, Ghana. Foto de Basel Action Network (2005), en http://www.ban.org/photogallery/

figura 7Trabajadores separando componentes informáticos quemados para tratar de rescatar el cobre que contienen, en Guiyu, China. Foto de Basel Action Network (2005), en http://www.ban.org/photogallery/

figura 8Desechos electrónicos que no pueden ser reciclados se acumulan a lo largo de la orilla de los numerosos cursos de agua en la región de Guiyu, China. Foto de Basel Action Network (2005), en http://www.ban.org/photogallery/

figura 9Trabajadores desmontando chatarra electrónica en Taizhou, China. Foto de Basel Action Network (2005), en http://www.ban.org/photogallery/

figura 10Anciana granjera tratando de ganarse la vida tirando cables y separando desechos de computadoras importadas en Taizhou, China.

 

FICHA TÉCNICA

En esta técnica se pretende concienciar al alumnado sobre el impacto ecológico del consumismo de productos electrónicos. Frente a ello se antepone la reflexión en torno a la necesidad real de lo que compramos y la frecuencia con la que renovamos estos aparatos, o la importancia de la moderación en el consumo (sobre todo en la renovación permanente de nuevos productos antes de tiempo), la reutilización y el reciclaje. En términos más generales, esta técnica puede también suscitar una reflexión en torno a las limitaciones de la tecnología como única solución a los problemas ambientales.

Objetivos: Después de la técnica el alumnado:

  • Será más consciente del impacto ecológico y social que el consumismo de productos electrónicos lleva asociado.
  • Será capaz de hacer una reflexión crítica en cuanto a las limitaciones de las nuevas tecnologías como solución a los problemas ambientales.

Competencias generales que se trabajan:

  • Relacionar datos que se ofrecen y obtener conclusiones.
  • Entender de forma comprensiva y críticamente los textos y audiovisuales propuestos.

Nivel: 1º-4º ESO, 1º y 2º Bachillerato.

Asignaturas: Ciencias sociales, Economía, Geografía, Tecnología, CC. De la Tierra, Inglés.

Temporalización: 60 minutos cada propuesta.

 

DESARROLLO DE LA TÉCNICA
Antes de empezar con la técnica, se propone empezar haciendo una pregunta general a la clase:

¿Son las economías de los países ricos, basadas en los servicios, las menos contaminantes? Es decir, ¿consideráis que las nuevas tecnologías son parte del problema o son la solución para los problemas de insostenibilidad ecológica?

El grupo se pone de pie y se separa en dos extremos en función de lo que opine cada uno. Al finalizar la técnica se volverá a realizar la misma pregunta para ver si cambian las proporciones.

A partir de aquí se puede seguir alguna de las siguientes dos propuestas:

 

Propuesta 1

Leer el texto de más arriba y poner el vídeo “La historia de los productos electrónicos” (en inglés, subtitulado en castellano), para después formular las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son los impactos ambientales de un producto electrónico a lo largo de su ciclo de vida (fabricación, utilización, basura)?
  • ¿Por qué cambiamos tan rápido muchos de nuestros aparatos electrónicos? ¿Es realmente necesario?
  • ¿Qué soluciones se te ocurren frente a los problemas asociados a este consumismo de productos electrónicos?

 

Propuesta 2

Separar al grupo por equipos (cuatro) y que cada uno trabaje un nivel del problema (extracción, fabricación, consumo y deshecho) a partir de los siguientes materiales:

 

Extracción
Comentar la Tabla 1 del texto de más arriba en la que se muestra que la concentración geográfica que tienen algunos minerales, lo cual puede llevar a dificultar el acceso a algunos minerales y por tanto encarecerlos, o concentrar los problemas ambientales o sociales derivados de su extracción.

Esto último puede observar en el caso del Coltán, leyendo alguno de los siguientes artículos de prensa (o ambos):

 

Fabricación
Comentar la Figura 3, en la que se puede observar cómo el gasto energético es mucho mayor en la fabricación de nuevos productos electrónicos, contando con la fabricación de sus múltiples componentes y las distancias que estos recorren hasta su ensamblaje final. Una pregunta que se le puede plantear por tanto a al alumnado es que reflexionen por qué motivo es mayor el consumo energético en la fabricación de estos productos en comparación con su uso.
Leer y comentar el extracto del libro La historia de las cosas.

extracto La historia de las cosas
Consumo
Leer y comentar el extracto del artículo “Lo pequeño no es tan hermoso…”.

extracto Lo pequeño no es tan hermoso

Visualizar y comentar el siguiente vídeo en los minutos 30:00 a 36:25 (y de 44:50 a 46:00 si hay tiempo):
http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-comprar-tirar-comprar/1382261/

 

Deshecho
Leer y comentar alguno de los siguientes artículos de prensa (o ambos):

Visualizar y comentar el siguiente vídeo en los minutos 58:15 a 1:04:00
http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-comprar-tirar-comprar/1382261/

Principales orígenes y destinos de la basura electrónica

figura 11

Fuente: ILO, The global impact of e-waste, en http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_dialogue/—sector/documents/publication/wcms_196105.pdf

 

Al terminar se pondrán en común en clase las conclusiones de cada uno de los grupos de trabajo. De cierre se podría volver a hacer el mismo barómetro del principio.

3 thoughts on “La huella ecológica de los productos electrónicos

  1. Pingback: Tiempo de actuar | El viaje de Matu

  2. Pingback: Tiempo de actuar | La historia de un móvil

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *