El dinero no compra la felicidad

satisfaccionAristóteles decía que la riqueza no es el bien que realmente buscamos, y que sólo es útil en función de otras cosas. Dicho de manera diferente, la felicidad de las personas depende relativamente poco de las variaciones de la renta y/o de la riqueza que poseen.

Esta paradoja, sobre la base de la cual se desarrollan las reflexiones de la denominada Economía de la Felicidad, se explica observando que a un aumento de la renta y del bienestar económico se corresponde un aumento de la felicidad humana sólo hasta una determinado punto (podríamos decir, cuando se alcanza un nivel de vida “digna”). A partir de él se invierte la tendencia y la felicidad empieza a disminuir, resultando una U invertida.

 

Imagen3Fuente: Aguado M. et al., La necesidad de repensar el bienestar humano en un mundo cambiante. En Papeles de relaciones ecosociales y cambio global, 119, 2012, pp.49-76.

En ese sentido, en la sociedad actual la felicidad aparece como el producto de un consumismo desatado que prima una satisfacción individual aparente y muy volátil frente a los valores intangibles que dan sentido a la vida, como las buenas relaciones sociales o un entorno agradable y bien conservado. El consumismo, al final, nos deja más solos/as, haciéndonos más tristes e inseguros/as. Y siempre como reflexionaba Aristóteles, podemos ser ricos/as solos/as, pero para ser felices necesitamos absolutamente a los/as demás.

Imagen2Fuente: Saamah Abdallah, La revolución del bienestar, en Boletín ECOS nº 11, abril-junio 2010.

Así, lograr un mundo feliz, justo y sostenible dependerá en gran medida de la capacidad que tenga la sociedad de entender cuándo se dan las relaciones perversas y patológicas entre consumo y felicidad. En esta entrada os proponemos una pequeña técnica para trabajar esta relación conflictiva.

 

FICHA TÉCNICA

Nivel: ESO, Bachillerato y Formación Profesional.

Asignaturas: Valores éticos, Valores sociales y cívicos, Historia del mundo contemporáneo, Ciencias de la Tierra y del medio ambiente, Ciencias sociales, Lengua extranjera.

Objetivos: Al finalizar la técnica el alumnado:

  • Tendrá una opinión más formada sobre el papel del consumo en la felicidad.
  • Profundizará en su habilidad para distinguir entre el consumo de bienes que proporcionan una mayor calidad de vida y aquel otro que genera constante insatisfacción.
  • Mejorará sus capacidades para intentar cambiar esta dinámica.

Temporalización: Dos sesiones.

DESARROLLO

1ª Sesión: Como primera aproximación al tema, se proyectará el vídeo dos veces y se dejará que el alumnado reflexione conjuntamente sobre los argumentos que se exponen en el documento audiovisual. Antes de esta discusión colectiva se pide al alumnado que haga un resumen de las ideas principales del vídeo.

2ª Sesión: Se dividirá el alumnado en grupos de cuatro o cinco personas, de modo que cada uno de ellos pueda hacer un listado de aquellos bienes (máximo 15) cuyo consumo les proporcione una sensación de felicidad y les haga percibir un mejor nivel de calidad de vida.

Después, se les pide que eliminen del listado 5 de los bienes mencionados con el objetivo de distinguir todo aquel consumo importante para alcanzar un nivel de satisfacción real y digno, de aquel otro que está relacionado con la satisfacción de necesidades superfluas, cada vez más crecientes. Entonces se procederá a la puesta en común entre todos los alumnos y se realizarán las reflexiones generales pertinentes al hilo de la experiencia de esta segunda sesión.

Otros recursos de interés

One thought on “El dinero no compra la felicidad

  1. Pingback: Tiempo de actuar | Aprendiendo a reconocer nuestros verdaderos deseos y necesidades

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *